SOBRE NOSOTROS

Dedicatoria

Verapalm es una dedicatoria a todos los campesinos, artesanos y mujeres inspiradoras que trabajan la caña flecha y la iraca, en especial: Blanca y Petrona. Aunque estén en el cielo, gracias a ustedes una nueva historia comienza a escribirse.

 

Un sentido homenaje

Seguramente conoces una mujer inspiradora, tal vez eres testigo de la lucha que muchas madres enfrentan con entusiasmo y pasión para traer la comida a las mesa, darles educación a sus hijos, y alentarlos a crecer y soñar.

Nosotros también tenemos una gran inspiración, fue con su ejemplo y perseverancia que hoy podemos invitarte a esta aventura.

La Caña flecha y el comienzo

La historia de Verapalm inicia unas cuantas décadas atrás, sin saberlo una familia sincelejana tejía los primeros hilos de esta divertida aventura. Para ser más exactos empezó con nuestra ¡Super abuela!. Una mujer determinada y pujante que se casó y formó su hogar en la Gallera Sucre, vereda ubicada a las afueras de Sincelejo, tierra sabanera llena de ese sabor costeño que encanta.

Mucho más joven por esa época, Abuelita Blanca vivía juntos con sus 6 hijos, 4 mujeres y dos varones en la Finca Vista Hermosa. Por años cultivaron en el campo deliciosas frutas y verduras, prepararon la comida en fogón de leña y los niños aprendieron sus lecciones bajo la tenue luz de lamparas de gas, la vida en aquel entonces transcurría igual.

Con el fogón de leña la familia disfrutaba sancocho trifásico, mazamorra de maíz, pasteles (tamales) y muchas delicias más.

Pero un día todo cambió

En total empoderamiento de su destino y desafiando las estrictas creencias de aquel entonces, mi abuela se divorció, y fue así como apareció la caña flecha en nuestras vidas, como una oportunidad para sacar adelante a una familia con muchas ganas de vivir y con muchos sueños por cumplir.

Un espíritu inquebrantable

Cada mañana abuelita Blanca viajaba por dos horas hasta la “Y”, en el departamento de Córdoba, compraba la caña flecha y con unos mazos pesados que muchas veces cargaba ella misma. En la casa, nuestra tía abuela preparaba el barro que teñía la palma con ese color negro intenso que muchos conocen, y con habilidad, trenzaban pacientemente interminables metros de este hermoso material.

Llegaba de nuevo la mañana, esta vez no solo para comprar mazos de palma, sino también para vender la materia prima que es el alma de esta aventura, el resultado de todo ese esfuerzo: Trenzas de caña flecha.

Poco a poco las hijas se fueron se fueron involucrando, como ha sido tradición por muchas generaciones, las mamás les enseñaron a las hijas este arte, y con el esfuerzo de toda la familia la comida llegó, se pudo pagar la escuela, también conocieron la televisión en blanco y negro y al igual que muchos otros sueños, llegaron las primeras universitarias.

¿Quiénes Somos?

Somos la tercera generación, que sigue soñando, que se inspira por la valentía y lucha de nuestra gente, que quiere conectarse con las raíces de nuestros antepasados, que van incluso más allá de la abuela, llegan hasta los indígenas Zenú que necesitan una voz, un recordatorio que su arte y su conocimiento es patrimonio cultural de Colombia, y que con tu ayuda será conservado, reconocido y valorado.

Una nueva aventura

Comenzamos este viaje visitando muchos artesanos, algunos en sus acogedoras casas de bahareque. Escuchamos sus necesidades, sus deseos y les contamos los nuestros. Queremos llevar este arte a un nuevo nivel, traeremos nuevos materiales, técnicas y procesos.

Ponemos a su disposición nuestro conocimiento y pasión, para aprender todos juntos y entregarte a ti productos elaborados con mucho amor.

Somos Lina, Christian ingenieros emprendedores, la tía Mary diseñadora y muchos más, toda nuestra gran familia que nos anima y también le apuestan a este gran sueño.

Finalmente, nuestra visión creció, queremos mostrarte no solo la caña flecha, también la palma iraca, con ambos materiales las posibilidades son infinitas, diseñaremos para ti creaciones hermosas. llegaremos a más hogares en Colombia y por qué no, también a más partes del mundo.

En muchas partes del mundo la artesanía es reconocida como un lujo

¿Qué sigue?

Junto a ti queremos llegar a muchos artesanos, alentarlos a seguir con su valiosa labor y darles el reconocimiento para que cumplan todos sus sueños,

En Verapalm tenemos un compromiso con ellos, por cada compra que realices te invitamos a un programa de fidelización en el que puedes actuar de forma más directa con ellos, eres tú quien decide cómo los apoyamos.

Conoce el Programa de fidelización Verapalm

Adquiere nuestros productos y se parte de esta gran familia

Quédate con Verapalm, esta aventura ha sido y seguirá siendo divertida, disfrútala con nosotros.

Elaborado por Lina Jiménez Pastor